Saltear al contenido principal
917 030 200 - ENRIQUE JARDIEL PONCELA 6, 3ª PLANTA. 28016 MADRID - AREA DE CLIENTES - ATENCIÓN AL CLIENTE - PRODUCTOS - Idioma Inglés
Coberturas De Los Seguros De Comunidades

Aunque lo más importante para nosotros sea asegurar nuestros bienes o derechos fundamentales privados, también debemos tener en cuenta que la mayoría de nosotros vivimos en una situación de propiedad horizontal (en comunidades de vecinos) y que nuestro edificio puede generar conflictos y necesidades que requieran un seguro que lo proteja.

Si bien la Ley de Propiedad Horizontal no obliga a tener uno (salvo en algunas Comunidades Autónomas como Madrid y Valencia, en las que los seguros de comunidad están específicamente regulados), hoy en día es más que útil disponer de uno que, al menos, garantice la responsabilidad que el edificio, entendido como un todo, pueda generar ante terceros, para cubrir los daños que pueda ocasionarles, y una protección ante las incidencias tales como los incendios.

De no ser así, las derramas a afrontar serían muy elevadas y los costes prácticamente insalvables por los vecinos y el plus de las circunstancias económicas actuales.

Sin más dilación, vamos a ver las coberturas de los seguros de comunidades más habituales que las aseguradoras incluyen en sus pólizas, recordando que irán destinadas principalmente a cubrir imprevistos o infortunios.

Garantías que cubren las coberturas de los seguros de comunidades

Las coberturas tradicionales esenciales están destinadas al cuidado de nuestro edificio o los daños que produzca, tanto para zonas del inmueble como para, en algunos casos (como el robo) los bienes que se hallen en su interior.

De cualquier modo, siempre se estará a los términos que determine en última instancia cada compañía aseguradora, aunque podemos enumerar las principales garantías a las que se otorga protección en los clausulados generales como sigue:

  • Incendio: incluye también los daños directos en el edificio de explosión (por gas o vapores), caída de rayos y, normalmente, daños eléctricos. Suele extenderse a los daños por humo repentinos o accidentales, tengan estos origen dentro o fuera del edificio.
  • Responsabilidad civil: cubre los daños que el edificio, entendido como una comunidad de propietarios y los miembros que la componen, causen a un tercero, ya sea colindante u otro propietario del propio edificio.
  • Daños por agua: de carácter accidental (por acción u omisión, como no cerrar el grifo o averías en la llave de paso), incluye escapes, desbordamientos y atascos, así como las roturas que pueda producir. Además, cubre todas las fases que lleve el profesional para su arreglo, desde su búsqueda, localización hasta su reparación. Esta figura suele configurarse en una cobertura independiente denominada «de Asistencia técnica«, y que se encarga de cubrir los gastos de esta naturaleza.
  • Fenómenos atmosféricos: cubre los daños causados por lluvia, viento, pedrisco y nieve e incluye gastos como el desembarre y, de ser necesario, de desescombro y demolición. De forma especializada, existe una cobertura menos usual (y que suele aumentar el precio de la póliza) denominada «de reconstrucción de jardines», y que protege en su caso plantas y árboles concretos del edificio que hayan sido dañados a consecuencia de estos fenómenos atmosféricos.
  • Robo: funciona solo para las zonas comunes y siempre que concurra fuerza o violencia en las cosas, en los términos que recoge la legislación. Así, quedarían cubiertos tanto enseres como desperfectos ocasionados, tanto por robo consumado como por intento de robo. Suele incluir servicios como sustitución de llaves y cerraduras, reposición o renovación de objetos y documentos personales.
  • Daños estéticos: esta garantía se hace cargo de los gastos necesarios para lleva a cabo la reparación o compensación por daños que afecten a la apariencia visual de un los bienes afectados (normalmente de continente, aunque depende la póliza). Estos daños han debido venir originados por un siniestro cubierto por la póliza, como puede ser por daños por agua o por un incendio, por ejemplo. Ocurre, por ejemplo, tras un incendio, en cuyo caso quedaría cubierta la reposición de azulejos (en su caso) o la pintura de techos y paredes afectados.
  • Roturas en zonas comunes: abarca todo tipo de cristales y loza. También suelen incluir los actos vandálicos, para lo que se exige que hayan sido ocasionados por personas ajenas a la comunidad.

Otras coberturas habituales en las pólizas de comunidad

  • Defensa jurídica: es una cobertura muy útil a la hora de hacer frente a reclamaciones por daños sufridos por la comunidad o a la defensa por reclamaciones recibidas. En algunas pólizas, adicionalmente se incluye la cobertura de reclamaciones a morosos por cuotas impagadas o para la defensa en procesos de reclamaciones a los que la comunidad deba hacer frente, en lo que a costas y otros gastos se refiere.
  • Garantía de alquileres: cubre el reembolso de las rentas de alquileres a nombre de la comunidad, tanto de locales como de viviendas, siempre y cuando derive de un supuesto contemplado en la póliza, como una inhabitabilidad temporal derivada de un siniestro concreto.
  • Accidentes de empleados: imprescindible para los casos en los que la comunidad tiene trabajadores (por ejemplo, un conserje), en cuyo caso la cobertura se extiende a las indemnizaciones y la asistencia médica necesaria.
  • Inhabitabilidad del edificio: actúa en casos en los que es manifiestamente imposible residir en el edificio, por lo que la compañía asume los gastos de alojamiento, sin distinción entre propietarios e inquilinos ni viviendas o locales, y sine die cierto hasta que la situación se restablezca.

Coberturas de los seguros de comunidades accesorias

Las coberturas de los seguros de comunidades opcionales o suplementarias serían aquellas otras que, sin ser imprescindibles, redundan en la protección de la comunidad, los vecinos y su bienestar. Algunas de ellas son:

  • Brico-Comunidad: proporciona un servicio de «manitas» para servicios de índole no urgente en el edificio.
  • Control de Plagas: previene y/o elimina aquellas plagas perjudiciales para la salud de los habitantes del edificio asegurado.

Estas son las principales coberturas de los seguros de comunidades que actualmente conviven en nuestros edificios e independientemente de las que, para nuestros hogares, podamos contratar. Si quieres ampliar tus conocimiento de los seguros de comunidades o de cualquier tipo de seguro, no dudes en navegar por nuestra web, contacta con nosotros, te ofreceremos toda la información sobre el seguro que mejor se adapta a tus necesidades.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba